aloe vera quemaduras

Aloe vera: una solución para las quemaduras del sol

Cuando estamos en la playa y queremos un buen bronceado no reparamos en las horas de sol que recibimos, sin embargo, esto puede traer como consecuencias las quemaduras. Sigue leyendo y conoce cómo combatir quemaduras solares con aloe vera.

En primer lugar, es importante conocer el grado de la quemadura, pues dependiendo de esto podrás tratarla o no con aloe vera. Quemaduras muy graves no pueden ser tratadas con esta planta, ya que el aloe vera no permite que quemaduras de segundo y tercer grado cicatricen.

Las quemaduras pueden ser de primer, segundo y tercer grado.

Las quemaduras de primer grado son aquellas que afectan solo la parte exterior de la piel; producen inflamación, dolor y enrojecimiento.

Las quemaduras de segundo grado afectan tanto la capa exterior como la subyacente de la piel; producen ampollas, enrojecimiento, dolor e inflamación.

Las quemaduras de tercer grado afectan las capas profundas de la piel; en este caso la piel se ve seca o de color negro, blanco, marrón o amarillo en el área afectada. Generalmente, duelen menos que una quemadura de menor grado, porque las terminaciones nerviosas se han dañado.

Por lo tanto, el dolor no indica la gravedad de una quemadura. Por esa razón es importante conocer el grado de la misma. Generalmente, las quemaduras solares son de primer grado, por lo que los médicos recomiendan tratarlas con aloe vera.

Aloe vera para el exceso de sol

Gracias a sus propiedades antisépticas, bactericidas, antiinflamatorias y regeneradoras el aloe vera es recomendado para las quemaduras. Sin embargo antes de aplicarlo, no solamente debes conocer el grado de la quemadura, sino también tomar ciertas precauciones como limpiar la herida.

Limpiar la herida

Lo primero es alejarse de la fuente de la quemadura. En este caso, al tratarse de quemaduras solares lo más prudente es alejarnos del sol. Luego, refresca la herida de 10 a 15 minutos con agua fría. Esto lo haces de no haber ruptura de la piel.

También puedes empapar un paño con agua fría y te lo colocas durante 20 minutos. Cambias el paño con otro a medida que aumente la temperatura. Luego colocas jabón en tus manos y cuidadosamente lavas la herida. Aquí debes estar muy alerta, pues los perfumes y las sustancias químicas contribuyen a la irritación de la lesión. Por lo que es importante que sea jabón sin perfume.

Coloca el aloe vera

Si tienes en casa una planta de aloe vera, puedes utilizar las hojas de tu planta. Toma las hojas más grandes y que están más alejadas del centro de la misma. Toma la hoja y la colocas de manera que escurra un líquido amarillo (acíbar de aloe) por 15 minutos aproximadamente.

Dentro de la hoja puedes observar una fibra blanda y transparente, ese es el gel de aloe. Con un cuchillo fino separa el gel de la hoja y colócalo en un plato. Extrae tanto gel como necesites para cubrir la herida. Toma el gel que extrajiste de la planta y colócalo sobre la herida hasta que observes que el gel se haya deshidratado un poco.

No es recomendable que frotes el gel, pues puedes empeorar la condición de tu lesión. Repite este proceso dos o tres veces al día hasta que la quemadura ya no duela. No tienes que cubrir la herida necesariamente, esto lo haces en caso de que haya peligro de lastimarse si no está cubierta. De ser así, puedes usar una venda o gasa.

Y si no tengo aloe vera…

Si no tienes plantas de aloe vera, puedes usar el gel o la crema que se adquiere comercialmente. En este punto, lo más importante es constatar que el gel o la crema sean 100 % de aloe vera, ya que si no es así, el producto puede contener elementos químicos que irriten aún más tu piel.

Algunos productos contienen más aloe vera que otros, lo más recomendable es que adquieras el que tenga mayor cantidad. Por eso es clave mirar la etiqueta del producto, pues hay marcas que aseguran ser 100 % aloe vera cuando en realidad contienen menos del 15 % de este ingrediente.

Otras recomendaciones:

  • Al ir a la playa usa siempre protector solar
  • No coloques hielo sobre una quemadura, pues el frío intenso podría empeorar tu condición.
  • No coloques mantequilla, harina, aceite, cebollas, pasta dental o loción humectante, pues esto podría agravar la lesión.
  • Toma mucha agua para hidratarte.
  • También puedes consumir alimentos ricos en vitamina C.

Las quemaduras son lesiones delicadas que de no tratarse adecuadamente pueden empeorar. Si observas que la quemadura no ha mejorado, debes consultar a tu médico. También lo debes hacer en caso de que la quemadura empeore: si se inflama, si le sale pus, si te da fiebre.

¡Más noticias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.